Los primeros pasos de un budista

No deben tomar refugio sólo para unirse a la multitud

–Tomar refugio en la triple joya–

  

Aquellos que han tomado refugio antes, no deben volver a tomarlo nuevamente. ¿Por qué?

1. Para evitar la situación en el Budismo donde las personas compiten por discípulos y encubren malos sentimientos los unos hacia los otros. Porque ellos compiten por beneficio, las personas se ponen muy resentidas y antagónicas.

2. Si las personas que están tomando el refugio actualmente ya lo tomaron con anterioridad, el Budismo no tendrá sangre nueva. Los budistas que van de templo a templo difícilmente pueden ser considerados discípulos de Buddha.

3. Yo aún no tengo la suficiente virtud para poder aceptar como discípulos a aquellos principiantes que están tomando refugio por primera vez en la Triple Joya, cuánto menos a quienes ya han tomado refugio. Sin embargo, si alguien que ya ha tomado refugio tiene el permiso de su maestro original, o si su maestro ha fallecido, desaparecido o retornado a la vida laica, entonces lo aceptaré.

Cada uno de ustedes debe ser un verdadero budista. No deben estar confundidos en su práctica del Budismo. ¿Cuál es la idea de tomar refugio con tantos maestros si ustedes no tienen una verdadera fe en ninguno de ellos? Esto no tiene sentido. Utilicen su Visión Selectiva del Dharma; no sólo sigan ciegamente. El budista no debe buscar ventajas, debe trabajar más que los demás y aceptar las pérdidas y no actuar exclusivamente en su propio interés. El mundo se está volviendo cada vez peor porque las personas solamente se preocupan de sí mismas, y son conducidas por el deseo de ganancias, están disputando constantemente. Lo único que sé es trabajar más que los demás. Ésa es la razón por la cual nunca he aceptado ninguna ofrenda para mí en particular. Sin embargo, si ustedes quieren realizar ofrendas al templo o a la comunidad, es aceptable. Yo estoy tratando de mantener a la comunidad, no a mí solo; si fuera por mí solo, pudiera estar muriendo de hambre y estaría bien. Así que digo:

"Antes muertos de frío que oportunistas;

antes muertos de hambre que manipuladores;

antes muertos en la pobreza que suplicantes.

Nos avenimos a las circunstancias sin alterarnos;

no alterados, las circunstancias se avienen.

Mantenemos con determinación esos tres nobles propósitos."

Ésta es la primera parte del verso. Al principio cuando compremos la Ciudad de los Diez Mil Buddhas, las personas estaban tan abrumadas por el tamaño del lugar que salieron corriendo con el temor de que les pidiéramos donaciones. Pero yo nunca pedí ayuda a nadie. Cuando trabajo no espero ninguna recompensa, y nunca pido ayuda. Solamente sigo adelante y hago el trabajo.

La segunda parte del verso dice:

"Dedicamos la vida a obrar como un Buda;

modelamos la vida para obrar con fundamento;

enderezamos la vida para obrar como un Sangha.

Obrar así es entender los principios,

los principios entendidos son la obra en sí.

Llevamos a la práctica el latido único transmitido por los patriarcas."

 Sin consideración por nuestras propias vidas, estamos dispuestos a sudar y sangrar por el Budismo, no tomamos descanso para realizar labores del Budismo. De acuerdo con la filosofía de la autodeterminación:

“Creamos nuestros propios destinos,
buscamos nuestras propias bendiciones,
las bendiciones y las calamidades no son determinadas;
nosotros incurrimos en ellas a través de nuestras propias acciones."

"Enderezamos la vida para obrar como un Sangha“. Las personas que dejaron el hogar deben seguir estrictamente las reglas fijadas por el Buddha. Por ejemplo: el kasãya de preceptos (la túnica del Sangha) es una identificación para una persona que ha dejado la vida del hogar; si no la usa, estará como un laico. El Buddha también creó la regla de consumir una sola comida al día que es al mediodía. Restringiendo la cantidad de comida y bebida que consumimos, podemos ahuyentar a los fantasmas y espíritus de los cadáveres y reducir los deseos. (Nuestros cuerpos tienen tres espíritus de cadáveres. Si comemos en exceso, estos tres espíritus causan problemas). Con menos deseos, la cultivación del Camino se hace más fácil. Por lo tanto, no debemos comer comidas muy nutritivas o sustanciosas. Esta es la regla que seguimos en la Ciudad de los Diez Mil Buddhas. Aunque no somos perfectos, esperamos que cada persona trabaje duro para mejorarse a sí misma.

 

Discurso dado por el Venerable Maestro Hua,
el 7 de Noviembre de 1993,
en Rochester, Nueva York.

  

  << volver a Dharma  siguiente >>

 Bienvenida | DRBA | CTTB | BTTS | Ven. Maestro | Publicaciones |

| Dharma  | glosario | sones | multimedia | varios | mapa | links |

 | Transferencia de méritos | mapa del sitio |

>> Inicio | Condiciones <<

www.budismodrba.org    informes@budismodrba.org

copyright © 2010 DRBA, BTTS, CTTB