Los primeros pasos de un budista

La otra orilla está a un giro de la cabeza

–Tomar refugio en la triple joya–

  

“El mar de sufrimiento es ilimitado; la otra orilla está a un giro de la cabeza” Tomar refugio es el primer paso. Desde este primer paso deben seguir adelante con vigor. Este es el camino a la Budeidad. No se devuelvan ni retrocedan; si así lo hicieran, caerán en los tres Caminos de sufrimiento y vagarán entre las ocho dificultades. Se dice:

“El que te conduce hasta la puerta es el Maestro,
y el que cultiva eres tú mismo.
Tú comes para sentir la satisfacción,
Y tú pones el fin a tu nacimiento y muerte.”

No digan: “He tomado refugio, entonces puedo apoyar en el Buddha, el Dharma, y el Sangha”. Si bien el Buddha, el Dharma y el Sangha tienen un gran poder espiritual, pero no pueden ayudarte en la cultivación para alcanzar la Budeidad. No pueden ayudarte a comprender el Buddhadharma o ayudarte a comprender el Camino de cultivación. El Sangha se encarga de propagar el Dharma y hacerlo conocer al mundo.

Aunque han tomado el refugio en la Triple Joya, todavía tienen que trabajar duro para seguir adelante. Si pueden abstenerse de matar, robar, envolverse en mala conducta sexual, mentir y tomar bebidas alcohólicas, entonces realmente han recibido los cinco preceptos. Pero, si continúan asesinando, robando, envolviéndose en malas conductas sexuales, mintiendo y tomando bebidas alcohólicas; en este caso, no han recibido los cinco preceptos. Si fallan en mantener los cinco preceptos después de haberlos recibido, sus ofensas son aún más severas porque estan conscientes de los cometidos. Sabiendo que es un acto erróneo, sin embargo continua hacia adelante, este es una violación de preceptos.

La gente que viola los preceptos está destinada a decaer. No pueden decir: “Oh, he tomado refugio en la Triple Joya y he recibido los cinco preceptos, por lo tanto tengo protección. No importa si mato o robo, o si tengo una mala conducta sexual. Está bien para mí decir mentiras y tomar tóxicos”. Alguien protesta mentalmente y piensa: “Si los laicos que han recibido los cinco preceptos, y la retribución por la violación de estos preceptos es tan severa, ¿qué sucede con los monjes que violan los preceptos? ¿No sería aún peor para ellos?”. Déjeme decirle que ustedes deben tener la actitud de:

“Los Mahasattvas no prestan atención a otros.
El Buddha Amitabha se cuida a sí mismo.”

Deben cuidarse a sí mismo durante todo el día, estando atentos a todo lo que hacen. Hagan la retro-inspección y reflexionen sobre ustedes mismos. Exígense a sí mismo. Pregúntense cada día, “¿Estoy manteniendo los preceptos, o he violado alguno de ellos?. Desde que he tomado el refugio en la Triple Joya, ¿he sido un verdadero budista, o todavía estoy aprendiendo de Cristianismo, Judaísmo, Islamismo, u otras religiones? ¿Estudio las enseñanzas de sectas externalistas?”. Después de que hayan tomado el refugio, su actitud debe ser firme: “Incluso si alguien me dijera que me mataría si creyera en el Buddha, pero que me dejaría vivir si dejara en creerle; aún así me niego a unir en las sectas externalistas”. Las sectas externalistas se refieren a los demonios del Cielo de la Facilidad y a todos los otros demonios celestiales. Los demonios celestiales poseen poderes espirituales, se manifestan a través de innumerables transformaciones, y haciendo que sus poderes espirituales funcionen en formas misteriosas. Están exhibiendo constantemente sus poderes espirituales. Los discípulos budistas, por otro lado, no manifiestan sus poderes espirituales. Si poseen tales poderes, no deberían revelarlos ni hablar de ellos. La gente que declama tener poderes espirituales, tales como los del ojo celestial y del oído celestial, es considerada como familia de los demonios celestiales y de sectas externalistas; es parte de los Cincuenta Estados Demoníacos de Skandhas mencionados en el Sutra Shurangama.

Los budistas deben poseer la Visón Selectiva del Dharma, no perseguir recompensas fáciles y usar una mente codiciosa en el aprendizaje del Dharma. Hoy estudian la práctica de manifiesto, porque oyen que dicha práctica es alabada, y mañana estudian la práctica esotérica porque también oyen buenos comentarios de ella. Aprendiendo de esta manera toda su vida, sin basarse en los principios y concentrarse en una sola cosa, terminarán desperdiciando el tiempo de toda esta vida. Ahora que han tomado el refugio, deberán refrenarse de transgredir los cinco preceptos. Deberán practicar diligentemente de acuerdo a los Tres Refugios y sostener estrictamente los cinco preceptos. Los cinco preceptos representan la base para alcanzar la Budeidad. Los laicos tienen cinco preceptos. Los que dejaron el hogar, en el caso de los Bishus tienen doscientos cincuenta preceptos y las Bhikshunis tienen trescientos cuarenta y ocho preceptos. A pesar de que estos preceptos son muy detallados y numerosos, deberán sostenerlos verdaderamente sin transgredir ninguno de ellos.

Básicamente, los preceptos son reglas para restringir y regular nuestro comportamiento. Si intentan lo mejor para seguir las reglas y evitan cometer errores, entonces están manteniendo los preceptos. Por otro lado, si reciben los preceptos pero fallan en mantenerlos, siguen siendo personas comunes.

El Buddha, el Dharma, y el Sangha son muy justos. Todo aquél que cultiva puede obtener los frutos de la cultivación. Sin embargo, no obtendrá nada si no cultiva; por lo tanto, cada uno de ustedes debe ser como:

“ El General no se desmonta de su caballo,
y cada quién avanza velozmente en su camino.”

Veamos quién será el primero en alcanzar la Budeidad o en arribar a la Tierra de la Suprema Felicidad. El mérito que se obtiene al mantener los cinco preceptos, o al dejar la vida de hogar para cultivar el Camino, puede permitirles renacer en la Tierra de la Suprema Felicidad. Una vez que lleguen a la Tierra de la Suprema Felicidad, no se queden en ese lugar sin pensar en los seres vivientes, deben volver y salvarlos. Por lo tanto, deben hacer la promesa y surgir la gran resolución Bodhi de salvar a todos los seres vivientes. Alguien dice que desea salvar a los seres vivientes de inmediato, pero si no se ha salvado a sí mismo, ¿cómo puede salvar a otros seres vivos? Ustedes son como unos Bodhisattvas de barro que desean cruzar el mar; primero deben salvarse a sí mismos para después salvar a otros. Si intentan salvar a otros antes de salvarse a sí mismo, simplemente están renunciando a la raíz para ir en la búsqueda de las ramas; en otras palabras, renunciar lo cerca para alcanzar lo lejo. Es como trabajar en la tierra de otro y descuidar su propia tierra, lo cual es un error grandísimo. Por lo tanto, todo el mundo deberá trabajar duro. No se apoyen en su maestro y digan: “Mi maestro posee gran sabiduría”. Su maestro no puede darles nada de su sabiduría. Incluso si su maestro ha alcanzado el Camino, ustedes aún tendrán que cultivar el suyo propio. Si no lo hacen, ni el Buddha podría ayudarlos asi apareciera frente a ustedes.

 

Charla dada por el Venerable Maestro Hua,

el 17 de Enero de 1993,

en el Stadium de la ciudad Banqiao,

provincia Taipei, Taiwán

  

  << volver a Dharma  siguiente >>

 Bienvenida | DRBA | CTTB | BTTS | Ven. Maestro | Publicaciones |

| Dharma  | glosario | sones | multimedia | varios | mapa | links |

 | Transferencia de méritos | mapa del sitio |

>> Inicio | Condiciones <<

www.budismodrba.org    informes@budismodrba.org

copyright © 2010 DRBA, BTTS, CTTB