Los primeros pasos de un budista

Lo más grande en la vida

–Tomar refugio en la triple joya–

  

 

Lo más grande en la vida es tomar refugio en la Triple Joya. Deben ser serios en esto. No lo traten casualmente, y no actúen impulsivamente.

Antes que nada, deben elegir a un maestro de entendimiento y sabiduría genuinas con quien refugiarse. De este modo, cuando encuentren algún principio que no entiendan, recibirán las instrucciones apropiadas del Maestro para un mejor entendimiento en las enseñanzas y las visiones del Buddha. No se unan a «sectas externalistas» (sectas que buscan la verdad fuera de la mente) ni escuchen las instrucciones de maestros confundidos. No sólo hoy en día las sectas externalistas y los maestros confundidos se han vuelto populares, también los fueron cuando el Buda se encontraba en el mundo. En aquél tiempo, había noventa y seis sectas externalistas y setenta y dos cultos. Estos florecieron aún más que el Dharma apropiado. La gente se unía a estos cultos simplemente porque no entendían la verdad. Tales cultos son muy dañinos, ya que pueden conducir la gente hacia un camino desviado. En un comienzo espera obtener algún beneficio, resulta que al final sale perjudicado. Esto es sumamente peligroso. Por lo tanto, tomar refugio en la Triple Joya es entrar en el Tesoro de la Visión del Dharma Apropiado, es encontrar con la Maravilla del Nirvana, es buscar Maestros Sabios. A pesar de encontrarse ubicados entre los que dejaron la vida del hogar, sin embargo existe una mezcla de sabios e ignorantes que no son todos iguales. Si cometen el error de unirse a una secta externalista, sufrirán un gran daño, y si erróneamente siguen las enseñanzas de un maestro equivocado, el daño será aún mayor.

Ustedes como estudiantes de Buddhadharma, tengan el cuidado de no terminar cayéndose en los infiernos por la búsqueda de ascensos; en otras palabras, muchos terminan con inagotables sufrimientos por la búsqueda de felicidad. Por tal razón, he dicho que tomar refugio es cuestión de la más alta prioridad; su importancia esta por encima de todo. Cuando se refugian conmigo deben pensar todo claramente y reconocer el camino que están tomando. Cada uno de ustedes deberá aportar la más absoluta sinceridad al arrepentirse de sus ofensas pasadas ante los Buddhas. Si se arrepientan con sinceridad, sus ofensas serán erradicadas y sus buenas raíces crecerán. Pero si no son sinceros, sus ofensas permanecerán y sus buenas raíces no crecerán. Entonces, todo depende de su sinceridad y concentración. No permitan que su mente se distraiga; eviten pensamientos ilusorios y refrenen su mente salvaje.

Deben ser realmente sinceros cuando tomen el refugio; si simplemente van siguiendo el movimiento, no obtendrán respuesta. Si su fe es sólida y su conducta es pura, no tendrán grandes dificultades desde el momento en que formalmente tomen el refugio hasta que se convierten en Buddhas. Sin embargo, si su fe es débil y su conducta es impura, pueden olvidarse de llegar a ser Buddhas, porque siendo personas aún no se han podido vencer las dificultades. No sólo los laicos sino también los monjes podrán caerse en los infiernos si no cultivan. Por lo tanto, todos ustedes, laicos, deberán hacer lo mejor y trabajar duro. No sean distraídos ni irrespetuosos hacia el Budismo. Deberán reverenciar la Triple Joya, hacer ofrendas a la Triple Joya, creer en la Triple Joya y servir a la Triple Joya toda su vida; eventualmente tendrán una respuesta en el Camino. De lo contrario, si después de tomar el refugio y todavía actúan como si no lo hubieran tomado, entonces no tendrán respuesta alguna.

Cada mañana, cuando se levanten, deberán hacer los Cuatro Vastos Votos ante los Buddhas. Estos son los votos que cada Bodhisattva deberá hacer. Hagan estos votos por la mañana, y al anochecer pregúntense a sí mismos:

 

 «Los seres vivientes son ilimitados, ¿los he salvado?.

He hecho votos de cortar las aflicciones interminables, ¿las he cortado?.

Si no he salvado seres vivientes, entonces debo salvarlos, y si no he terminado con mis aflicciones, debo alejarlas.

He hecho votos de aprender las infinitas puertas del Dharma, ¿las he aprendido? ¿No? Entonces debo hacerlo. No importa cuán ocupado estoy, debo dedicar tiempo a recitar los Sutras y a leer libros budistas con el fin de aprender las infinitas puertas del Dharma.

He hecho el voto de alcanzar el trascendente Camino del Buddha, pero todavía soy una persona común; debo apurarme y cultivar con el fin de alcanzar a la Budeidad».

 

Deberán contemplar de esta manera cada día. Por la mañana hacer los Cuatro Vastos Votos, y al anochecer reflexionar para ver si los han cumplido.

 

Charla dada por el Venerable Maestro Hua el 28 de Marzo de 1993,

en el Monasterio de Long Beach

  

  << volver a Dharma  siguiente >> 

 Bienvenida | DRBA | CTTB | BTTS | Ven. Maestro | Publicaciones |

| Dharma  | glosario | sones | multimedia | varios | mapa | links |

 | Transferencia de méritos | mapa del sitio |

>> Inicio | Condiciones <<

www.budismodrba.org    informes@budismodrba.org

copyright © 2010 DRBA, BTTS, CTTB